Image Alt

Jacobo y María

El taller Jacobo y María Ángeles nace a partir de una valoración profunda de nuestros orígenes, creamos seres míticos de la cultura zapoteca llamados Tonas y nahuales, ofreciendo al mundo figuras talladas en madera de copal, bellamente decoradas con patrones y tintes de nuestra herencia prehispánica.

Somos una comunidad que desarrolla a más de cien colaboradores creativos provenientes de aproximadamente doce comunidades cercanas a la población que se desempeñan inspirados por los valores de la Guelaguetza, con un propósito en mente, viviendo con el principio de comunalidad.

Jacobo y María

Es en San Martín Tilcajete, pueblo ubicado en los valles centrales de Oaxaca, donde nacen Jacobo Ángeles y María Mendoza.
Jacobo desarrolla su talento en el tallado de la madera desde los doce años ya que al ser el mayor de sus hermanos asume la responsabilidad de la casa creando en sus inicios el «Taller Hermanos Ángeles» en donde desarrolla el perfecto tallado de sus «monos».
María a los doce años ya era la mejor pintora de su casa por la manera de decorar las figuras, sobre todo los ojos, despertando la expresión de los animales, así empezó a trabajar de tiempo completo en las figuras.

En la actualidad son los creadores de alebrijes más notables, no solo por su estilo único caracterizados por la decoración con patrones zapotecas, sino también por las innovaciones que han incorporado a la talla en madera.

Alebrijes

Una de las historias en torno al nacimiento de los Alebrijes, cuenta que Pedro Linares, un artesano de la ciudad de México, tuvo una alucinación resultado de una grave enfermedad, en la cual soñó que llegaba al mundo de los muertos, en donde vió una cantidad de animalitos de muchos colores, algunos con alas de dragón, patas de pollo, cuerpo de serpiente, cara de gato… que volaban en torno a él, gritaban: ¡Alebrijes! ¡Alebrijes! ¡Alebrijes!
Actualmente el alebrije es una artesanía mexicana surrealista que puede estar elaborada de cartón, papel o madera con diferentes técnicas para su modelado y creación, decorados con colores muy pintorescos y llamativos, al puro estilo mexicano. Estos seres imaginarios están concebidos desde el lado más creativo y llevados a la realidad en forma de estas preciosas figuras.

Tonas y Nahuales

El nahual en la cultura mexicana, representa a un animal fusionado con el humano, y es considerado un protector, se dice que cada persona ,al momento de nacer, tiene ya el espíritu de un animal, que se encargará de protegerlo y guiarlo. Para la cultura zapoteca, el Tona es un animal mítico y protector que comparte el destino y el alma con una persona. Recibe y está vinculado a todo individuo desde la fecha de su nacimiento.
Las tonas son animales con espíritu por eso se convierten en nahuales. Estos seres están más allá de los mitos y leyendas al definir el carácter de la gente; son representados en el calendario zapoteco.
Los alebrijes en comparación con los nahuales, nacen de la imaginación o de los sueños aunque a veces pueden ser representación de algún nahual, y entonces llegan a convertirse en figuras personalizadas con significado espiritual.